feminidadEn los últimos meses, mi compañero Patxi ha escrito en este blog acerca de algunos mitos relacionados con los hombres y su vivencia de la masculinidad. Así que me he decidido a tratar de armonizar esta temática añadiendo un poquito de yin. Para ello, voy a hablar acerca de la feminidad consciente. Me gustaría comenzar aclarando este concepto del yin/yang que para el taoísmo hace referencia a dos fuerzas fundamentales, opuestas y complementarias que forman una dualidad presente en todo lo que existe en el universo. Así pues, el yin tiene que ver con la feminidad y el yang con la masculinidad, pero lejos de ser aspectos separados, en lucha o desconectados, representan justo lo contrario: la integración, interdependencia y continua transformación del uno en el otro. Así pues, por ejemplo, el frío es yin, el calor yang; la oscuridad es yin y la luz yang; el yin es pasivo y el yang activo; yin es agua y tierra mientras que yang es sol y fuego; mientras que el mediodía sería el yang, la medianoche sería el yin.

Me gusta esta manera de entender el dualismo tan presente en el ser humano, porque no supone algo estanco ni estable sino en continuo movimiento. De este modo, también lo femenino y lo masculino como cualidades humanas son conceptos dinámicos dentro de cada propia persona.

En el caso de las mujeres, esta convivencia entre masculinidad/feminidad, tiene además un poderoso componente cíclico. Como sabemos, nuestras hormonas regulan nuestra capacidad fértil, pero lo que muchas y muchos desconocen es que esta autorregulación genera una serie de cambios en nuestras habilidades y formas de percibir nuestro entorno que pueden convertirse en una potente herramienta para reparar y reorientar objetivos, así como construir vínculos más sanos con nosotras mismas y los que nos rodean.

Para ello, es fundamental que tanto hombres como mujeres conozcamos mejor en qué consisten cada una de las fases que componen la naturaleza de la mujer cíclica. De ello depende la conciliación con nuestros propios cuerpos, ritmos y necesidades. A continuación, he elaborado un esquema con información relevante de cada etapa con el fin de que os animéis a observaros y si os apetece, plantearos hacer un pequeño experimento registrando vuestros estados de ánimo, intuiciones, pensamientos en cada etapa y así ponerlos en valor y emplearlos en beneficio de vuestro propio crecimiento personal.

 Psicología de la mujer
Caracteristicas Arquetipo Habilidades Necesidades Reto
Fase : Reflexiva-menstruación
Modo: Pasiva-yin
Estación: Invierno
Etapa lunar: Luna negra
 La ancianala anciana Desarrollo de la intuición, evaluación y reflexión, mayor acceso al material inconsciente (potente trabajo con los sueños), conexión con la naturaleza, autoprotección y cuidado. Descanso, más horas de sueño, consumir más alimentos frescos y menos procesados, evitar toma de decisiones, plantear cambios pero sin actuar todavía. Hacerte preguntas: ¿qué considero que debo hacer de otro modo? ¿qué cambiaría y cómo me sentiría si lo hiciera? ¿estoy comprometida con estos cambios? Si no es así, ¿por qué?
Fase : Dinámica-preovulación
Modo : Activa-Yang
Estación : Invierno
Etapa lunar : Luna creciente
La doncellala doncella Inicio de proyectos, entusiasmo, toma de decisiones, concentración, planificación, idealismo y fantasía, seguridad, energía. Dar espacio a la creatividad, facilitar la transición poco a poco de la introspección a la realidad externa, estimular mente y cuerpo. socialización paulatina. Motivarte con los nuevos objetivos a conseguir, recopilar información para planificar la acción, realización inmediata de actividades dirigidas a objetivos a corto plazo. Mantener los pies en la tierra.
Fase : Expresiva- ovulación
Modo : Pasiva-Yin
Estación : Verano
Etapa lunar : Luna llena
La madrela madre Empatía, aptitud para comunicación y contacto físico, paciencia, amabilidad, escucha emocional, cuidado dirigido hacia el otro, socialización. Exponer ideas propias y compartir nuevos objetivos para recibir feedback del entorno. Establecer red de contactos para  conseguir objetivos. No descuidar el autocuidado en el contacto con el otro. Concédete tiempo para el juego y el disfrute. Reflexiona: ¿de qué manera los demás podrían enriquecer mi proyecto? ¿qué puedo hacer para que me ayuden?¿cuánto de mí doy a los demás? ¿cómo me siento dándome?
Fase : Creativa-premenstruación
Modo : Activa-Yang
Estación : Otoño
Etapa lunar : Luna menguante
La chamanala chamana Tormenta de ideas. Rectificar lo que no funciona. Limpieza, creación de orden. Ser clara y asertiva con los demás para que entiendan qué necesitas. Tolerar tu especial sensibilidad en esta etapa. Decelerar el ritmo, permitirte descanso. Descenso paulatino de la socialización. ¿Qué necesito permitirme hoy? Evita personas o situaciones que demanden mucha energía por tu parte.

Como veis, nuestra naturaleza cíclica parece estar enfocada a servirnos de sostén en nuestro propio crecimiento personal. La naturaleza nos ha dotado de la capacidad de tener en nuestro propio cuerpo un reloj interno que tanto física como anímicamente nos facilite cada mes un proceso de observación, evaluación y creación. De cada una de nosotras depende que lo usemos a nuestro favor.

Por último, si os interesa este tema, ahí van algunas recomendaciones:

  • Documental La Luna en ti, dirigido por Diana Fabiánová.
  • Sitio web mujerciclica.com
  • Libro Las cuatro fases de la luna roja, de Miranda Gray.